viernes, 26 de mayo de 2017

¿Y el Madrid qué? ¿Otra vez campeón de Europa? Historia de la Champions

El fin de semana pasado hicimos una pequeña fiesta en Qoord, ¿Por qué? Muy sencillo: El Real Madrid C.F., en la última jornada y de forma menos agónica de lo esperado por muchos, se alzó, finalmente, con la 86ª edición del campeonato nacional de liga de primera división de fútbol. Con esta suma ya 33 contra los 24 títulos del eterno rival, el F.C. Barcelona, que finalmente tuvo que contentarse con la segunda plaza.

La plantilla del Real Madrid 2016-17 celebrando la consecución del título de liga.


Esta temporada nos trajo muchas cosas a los aficionados del fútbol, algunas más nuevas que otras, entre ellas la eclosión y ocaso de varias estrellas en el firmamento futbolístico; la reivindicación, y ya van unas cuantas, de la inclusión de tecnología en los campos para solventar jugadas polémicas, o lacontinuidad del cambio de nombre del campeonato cada dos años: este año liga Santander, el anterior liga BBVA… y sospecho que así seguiremos, pues los derroteros del marketing se encuentran en cotas en otros tiempos impensables en una sociedad consumista que siempre pide más. No me sorprendería demasiado que pronto nos paguen por tatuarnos el nombre o logotipo de una marca, o por ponerle pegatinas al coche. Y es que amigos míos, hoy más que nunca, el dinero es lo más importante. Y si dinero llama a dinero, dinero se paga por ello…

Abandonando este polémico hilo argumental, que nos llevaría a un lugar oscuro que no tenemos interés de visitar (hoy), vamos a hablar de otro tema muy relacionado con la primera parte del post de hoy: la Liga de Campeones.

La conocida vulgarmente ya como “Champions”, es el trofeo más codiciado por los equipos del viejo continente y tendrá su desenlace final en apenas diez días en el Millennium Stadium en Cardiff. En esta ocasión enfrentará a dos leyendas del fútbol europeo, el Real Madrid F.C., de por aquí cerquita, que ya atesora once títulos, contra la Juventus de Turín italiana que busca el tercer campeonato continental de su historia.

La verdad es que la “orejona”, como llaman a la copa muchos de manera cariñosa por la forma de sus asas y que personaliza la competición, tiene su propia historia, entre la que se encuentran muchos participantes a lo largo de los años y como es de esperar, pocos ganadores. Si tienes curiosidad, puedes consultar en Qoord los ganadores de las 61 finales disputadas hasta la fecha pulsando aquí. Lo normal en casi cualquier torneo, pero ¿De dónde surge la competición? ¿A quién se interesó por globalizar el fútbol europeo? ¿Y por qué?

La "orejona" en una de sus presentaciones.

Es a Gabriel Hanot y a Jacques Goddet, director de la revista L’Equipe (como el periódico Marca, pero francés) y su propuesta a SantiagoBernabéu (este también os sonará de algo 😊), que por aquél entonces, era el presidente del Real Madrid, a quienes les debemos que exista el fútbol entre semana. Esto ocurrió en el París de 1955, y con la fuerza de ambos, a los que luego se unirían muchos otros, consiguieron crear el germen del gran campeonato continental que ha llegado a nuestros días.

Goddet, director de L’Equipe. A su izquierda, Pizzalunga, Butterly, Bernabéu y Bédrignans.

Hasta ese momento, una versión con esteroides de los despectivamente llamados PIGS (sustituyendo a Grecia por Francia), jugaban la jovencísima CopaLatina, que contaba con 6 años de antigüedad, mientras en la Europa central jugaban la copa Mitropa que tenía más historia (1927) y prestigio. Con este escenario y sin instituciones que ofrecieran alternativas para enfrentar a clubes de categoría de distintos países, los partidos por la hegemonía continental se decidían al estilo de los combates de boxeo. A través de amistosos, unos equipos retaban a otros, generando enfrentamientos que permitían a la prensa deportiva jugar con el término de campeón del mundo de clubes, con bastante arbitrariedad.

Con la indiferencia de la FIFA y la UEFA aprendiendo a andar, fue finalmente L’Equipe, tras un episodio relacionado con el Wolverhampton inglés (mucho más en forma entonces que hoy en día) que propuso la creación de un campeonato que acabara decidiendo la hegemonía del fútbol continental. ¡Y el Madrid el primero en apoyarla! Pues por aquel entonces Santiago ya vislumbra una competición con muchas posibilidades y que podía engrandecer enormemente a su club.

La fiesta entre semana se la debemos al Anderlecht (potencia de la época) que, para participar, exigió que los partidos se jugarán entonces para no interferir con las ligas locales.

La UEFA, viendo lo que se le venía encima, intervino con otra exigencia: El nombre de la nueva competición no podría contener el término “Europa” para salvaguardar los intereses de la que hoy se denomina la Eurocopa, el bebé bonito de la UEFA por entonces. Nació así la denominada “Copa de Clubes Campeones Europeos” y que constaría de 16 participantes en su primera edición y con los siguientes enfrentamientos decididos por la mano negra en una estructura de eliminatorias clásica:


Chelsea (Inglaterra) – Djurgardens (Suecia)
Real Madrid (España) – Servette (Suiza)
AC Milan (Italia) – Saarbrucken (RFA)
Roth Weiss Essen (RDA) – Hibernians (Escocia)
Voros Logobo (Hungria) – Anderlecht (Belgica)
Stade Reims (Francia) – Copenhague (Dinamarca)
Rapid de Viena (Austria) – Holland Sport (Paises Bajos)
Partizán de Belgrado (Yugoslavia) – Sporting de Lisboa (Portugal)

A partir de ese primer año ya acudiría sólo el primer clasificado de cada país y los enfrentamientos se decidirán por sorteo y tras la reiterada consecución de títulos del Real Madrid en los primeros años, se obligó al cambio de sede cada año para la celebración de la final.

El seguimiento mediático fue casi instantáneo, Eurovisión apoyó la iniciativa, así como los periódicos deportivos de todo el continente pues así había más con lo que rellenar las páginas… negocio redondo para todos.
Acababa de nacer la competición de clubes más importante del mundo.

Real Madrid vs Juventus, final de la 62ª edición de la Champions League.

Bueno, pues estos son los orígenes de la competición. Como cierre, y aun declarándonos abiertamente fans del Real Madrid, desde Qoord optamos oficialmente por el típico y casi siempre cínico, “que gane el mejor”.

¡Qué paséis buena semana!

No hay comentarios:

Publicar un comentario