jueves, 30 de marzo de 2017

¡Máximo! ¡Máximo! ¡Máximo!

Este fin de semana me presenté voluntario para perder el tiempo en lo que seguramente lo hayan hecho tantos otros españoles: ser víctima de la boqueante oferta televisiva nocturna. Mientras miraba como bobo la pantalla dándole al mando buscando en qué descolgar mi consciencia, de casualidad topé con una película que he visto ya, probablemente, una decena de veces y que sorprendentemente, aún, cuando llega al final, me emociona: Gladiator.





"Mi nombre es Máximo Décimo Meridio, comandante de los Ejércitos del Norte, General de las Legiones Félix, leal sirviente del único emperador Marco Aurelio. Padre de un hijo asesinado, esposo de una esposa asesinada, y juro que me vengaré en esta vida o en la otra."

Je, cada vez que lo oímos aquí nos sale de corrido. Y es que en una época en donde el gazpacho hecho con ciudadano estaba a la orden del día, no es raro que un personaje como Máximo; íntegro, moral y si me apuran, algo inocente, nos caiga tan simpático.

La historia está ambientada en la Roma Imperial, comenzando en los últimos años del Emperador Marco Aurelio, con su victoria sobre los marcomanos cerca de Vindobona (actual Viena), en el 180 d.C.; a continuación, muestra cómo su hijo, Cómodo, le sucede. Cómodo supone el fin del Alto Imperio y la dinastía Flavia, comenzando el principio del fín de la mejor Roma, dando paso al período conocido como Bajo Imperio.

Bueno pues hasta aquí lo que podríamos considerar enmarcado en un contexto histórico real. El resto del guión, que incluye al personaje protagonista, Máximo, y todo lo que a este rodea, pertenece principalmente a la ficción. Aún siendo una película del 2000 nos cuidaremos de hacer más spoilers ya que de veras merece las casi 3h de metraje. Puesto que es una de nuestras películas favoritas, en Qoord hemos querido hacer un homenaje a la aventura de Máximo Décimo creando su historia, puedes verla aquí.

Cómo anécdota os contaremos que en 2008 encontraron el Roma la tumba de Marcus Nonius Macrinus, el general de Marco Aurelio que inspiró al personaje de Máximo.

Además la película nos deja escenas bélicas que nos impresionaron mucho, como la primera formación "testudo" (tortuga) del cine que podamos recordar (Asterix Obelix no cuentan, además,  les solía ir muy mal a los romanos con ella).

Lo cierto es que esta obra de la gran pantalla está plagada de errores históricos (más allá de pantalones vaqueros y bombonas varias) pero no se puede negar, que despierta la curiosidad de los espectadores por la antigua Roma y que más de uno hemos dado un paseito por Internet en busca de más información después.

Como colofón, os dejo la que para nosotros es una de las mejores secuencias de acción bélica militar relacionada con la legión Romana, y aunque somos conscientes de que la formación "testudo" era defensiva, está escena de "The eagle" nos encanta.

Con ella nos despedimos esta semana. ¡Fuerza y honor!









No hay comentarios:

Publicar un comentario